Archive for the ‘Thoughts & reflections’ Category

2016-07-17-16-17-10

Viaje a las Islas Cíes, verano del 2016

Otro año más, y siguiendo la iniciativa de Isra García #3palabras2017, me pongo a pensar en el año que termina y en las tres palabras/conceptos que quiero proyectar, mejorar, trabajar o tener muy presente en mi día a día durante el 2017.

 

 

El 2016 ha sido un poco inestable, viviendo entre Viena y Pontevedra he echado en falta el estabilizarme e integrarme en algún lugar. También ha estado marcado por esa carrera de fondo que se llama “hacer el doctorado”, una carrera en la que ya veo la META (mi tesis sobre deporte y estrategias de comunicación online está esperando una fecha para ser defendida – acabo de dar un saltito de alegría-).

Más allá de ambos aspectos, en el 2016 he aprendido un montón de cosas nuevas, he mejorado mi alemán, he viajado (propósito de nuevo año: viajar más),  he conocido a personas estupendas y he dejado atrás a la gente tóxica.

Si mis palabras en el 2015 fueron salud, constancia y determinación. Y en el 2016 decisión, expansión e intuición.

Para el 2017 son: aprendizaje, paciencia y darle a las cosas/personas/situaciones la importancia que se merecen. 

Aprendizaje: el conocimiento no ocupa lugar, y me encanta y disfruto haciendo cosas nuevas, aprendiendo. Por ello, seguiré formándome y leyendo un poco de todo a diario. Buscaré también aprender más sobre mí, pararme a pensar y sólo pensar, meditar.

Paciencia: intentaré ser más paciente, con mi gente, conmigo misma y con la vida. Esto me ayudará a disfrutar más del momento, a no ir con prisas y a no vivir en el mañana.

Darle a las cosas la importancia que se merecen: los míos suelen decir (y están en lo cierto) que a veces me ahogo en un vaso de agua. Por ello, creo que es fundamental que empiece a coger perspectiva y a analizar las situaciones diarias con un poco de distancia, ver que no todo es tan catastrófico, que todo tiene solución, y que lo que no te mata te hace más fuerte. Este propósito incluye el “pasar” de esos comentarios dañinos que hace la gente porque sí, por hablar, por echar su basura a los demás, y que antes me afectaba bastante. Recordaré (y recordad) que lo importante estar bien y en paz con uno mismo. Así que, como dijo una vez una buena amiga: APORTA o APARTA.

Qué decir de las palabras de los años anteriores, las seguiré teniendo muy presente, sobre todo la salud (salud, salud, salud, cuidaros todos que sin ella no somos nada).

Tal como escribí el año pasado…

“me quedo con todas las personas que siguen a mi lado y que gracias a su apoyo, sinceridad y valor, me ayudan a dar lo mejor de mí. Gracias familia del alma (sí papá, mamá y nano) por ser mi pilar. Gracias a mis verdader@s amig@s, a los que tengo cerquita y a los que no tanto, gracias por ser cómo sois y por “no tener pelos en la boca”, porque eso, al fin y al cabo, nos mantiene unidos y nos hace más fuertes. Y gracias a mi compañero de viaje, por no perder nunca tu sonrisa, por tu apoyo, cariño y alegría, y por esa capacidad para transmitírmela. GRACIAS MI GENTE.”

Estas son mis tres palabras, ¿cuáles son las tuyas?

Read Full Post »

Como cada año, gracias a la iniciativa de Isra García, escribo tres palabras que considero que he de tener muy presente en el año que entra y que definirán el viaje que empiezo hoy, el 1 de enero del 2016.

Paso a paso

Las del 2015 fueron: salud, constancia y determinación.

Es cierto, que la primera se escapa de mi control y que el 2015 fue un año complicadillo al respecto, pero que sin duda ha ido mejorando poco a poco.

Constancia y determinación, las he tenido muy presentes cada día y gracias a ello sigo peleándome con mi tesis, la que terminaré este nuevo año.

Sin embargo, más allá de estas tres palabras, me quedo del 2015 con todas las personas que siguen a mi lado y que gracias a su apoyo, sinceridad y valor, me ayudan a dar lo mejor de mí. Gracias familia del alma (sí papá, mamá y nano) por ser mi pilar. Gracias a mis verdader@s amig@s, a los que tengo cerquita y a los que no tanto, gracias por ser cómo sois y por “no tener pelos en la boca”, porque eso, al fin y al cabo, nos mantiene unidos y nos hace más fuertes. Y gracias a mi compañero de viaje, por no perder nunca tu sonrisa, por tu apoyo, cariño y alegría, y por esa capacidad para transmitírmela. GRACIAS MI GENTE.

Para este 2016, mis palabras son decisión, expansión e intuición.

El 2016 se presenta como un año de cambios por lo que tomaré bastantes decisiones que de una manera u otra marcarán mi camino y que, definitivamente, influirán en mi persona. También, porque espero tener más iniciativa y afrontar lo que tenga que venir con calma pero sin prisa y consciente de ello.

Expansión, porque me siento en un momento de crecimiento personal y profesional, siempre aprendiendo y mejorando, y que intuyo que se verá reflejado este año.

Y seguir a mi instinto, dejarme llevar y no darle tantas vueltas a las cosas (casi siempre la primera decisión es la correcta, esa que se hace sin miedo, con valor). Porque el tiempo me ha enseñado que muy pocas veces se ha equivocado, este año lo quiero tener muy presente.

Estas son mi tres palabras, ¿cuáles son las tuyas? Te animo a que las compartas en la iniciativa de Isra #3palabras2016 eso sí, te advierto que te llevará su tiempo, pero merece la pena pensar en ellas, en tu aprendizaje ¡Tú puedes!

 

 

 

Read Full Post »

Os comparto este post de destinocreatividad, leedlo y manos a la obra, celebremos la vida!
1.- Probar cosas nuevas siempre

Es verdad que cuando uno se hace mayor, se vuelve más cómodo y más escéptico, las dos cosas. Lo nuevo deja de molar tanto y nos parapetamos en esa famosa “zona de confort” donde nos sentimos calentitos y a gusto. Ya no tira tanto ir a dormir a un aeropuerto para pillar el primer avión que sale para Estocolmo y pasar allí el día (caso verídico que me ha pasado) ni apetece tanto irse a Bélgica con la mochila solo por probar allí un rico gofre de chocolate (ídem). El objetivo es no dejar que esta pereza que nos pone encima los años tome el control, hacer cosas nuevas tiene que estar siempre a la orden del día. ¡No cerrar puertas a nada!

2.- Todos tenemos derecho a tener una vida legendaria

No creo que el tener una historia bonita que contar, o que te pasen cosas increíbles sea exclusivo de las pelis de Hollywood. Si uno se esfuerza, tiene paciencia y va a por todas, tarde o temprano puede llegar a conseguir cosas legendarias. De esas para contar a futuras generaciones.

3.- Madurar es aprender a despedirse

Esto lo escuche no hace mucho por ahí, y me parece una frase llena de razón. Todos nos despedimos de alguien, sobre todo en la veintena. Muchas veces, por desgracia, para siempre. Otras, sencillamente, te despides de alguien que ha dejado de formar parte de tu vida. No suele ser fácil, pero cuando te haces mayor sabes que, de la misma forma o no, todo sigue al otro lado.

4.- Tú eres lo más importante de tu vida siempre

Aquí viene el saber decir que no, el valorar tu tiempo, el no poner las necesidades de los demás por delante de las tuyas… Al final, si no lo haces vas a estar permanentemente amargado, y eso afectará directamente a los que te rodean, especialmente a los más cercanos. La relación más importante que tienes que tener en tu vida, es la que tienes contigo mismo.

5.- Las personas cambian…

… Y no hay nada de malo en ello. Muchas personas son las que pasan por tu vida en la veintena. Con muchas perderás el contacto porque vuestros caminos se separan. Unos serán padres y dejarán de salir tanto, otros decidirán irse para siempre a dar vueltas por el mundo, otros se apuntarán a hockey y se pasarán los días practicando… Aprender a respetar todos los caminos hace que también respetes el tuyo.

6.- Nadie tiene una vida perfecta

Idealizar la vida de los demás nunca es buena idea. Una cosa es tomar personas como ejemplo por sus valores o su forma de hacer las cosas, y otra es querer ser como ellas. Cada persona es única, saber buscar la esencia propia es una parte importante de los 20.

7.- Darte cuenta de que solo tienes un cuerpo

Y que no trae piezas de recambio. A los 20 todo sienta bien, pero con el tiempo, la cosa cambia. Cuidar la alimentación y hacer ejercicio son hábitos incuestionables. Aceptarse físicamente, también.

8.- Lo mismo, para la mente

Dicen que la ansiedad es una de las cosas que generan más enfermedades de nuestro tiempo… y yo me lo creo. Aprender a manejarla también es muy importante, no centrase en las cosas negativas (esos pensamientos chungos que nos acechan de vez en cuando), parar de vez en cuando y desconectar… La mente hay que cuidarla como al cuerpo. Tu cabeza puede amenazarte con ideas chungas, pero está en la mano de cada uno ponerla al servicio del corazón para hacer grandes cosas.

9.- El príncipe azul es una broma macabra de Disney

De pequeña no vi muchas pelis de Disney. Yo era más de dibujos tipo Los Trotamúsicos o Willy Fog. Y cuánto lo agradezco. El tener idealizado a un príncipe azul que vendrá a salvarnos de todo como damiselas en peligro que somos, que se adelantará a todos nuestros deseos, y del que dependerá nuestra felicidad no tiene nada que ver con la vida real. La buena noticia es que, la vida real, es mucho mejor.

10.- Aprender a mirar desde otras perspectivas

Ponerse el lugar de otras personas, aprender de sus puntos de vista, desarrollar empatía y conocer otras culturas… Básicos de la veintena que seguiré explotando en los 30.

11.- Fallar es inevitable e imprescindible

Si te equivocas, primero, es porque estás intentando hacer algo y no estás parado. Y segundo, un error tiene la sencilla razón de ser, de que había algo que necesitabas aprender. Así de fácil. Y la clave es esa, aprender de ellos y dejarlos ir, no obsesionarse hasta el punto de encariñarse con el fallo y quedarte bloqueado ahí.

12.- Uno puede cambiar de camino las veces que quiera

Antes uno era fontanero y lo era para toda la vida. Lo bonito de los tiempos en los que vivimos, es que puedes cambiar de camino las veces que quieras… y no pasa nada. Eso no es malo, es evolución. Tu trabajo y tus aficiones deberían estar equilibrados con quien tú eres.

13.- Hacer cosas que me dan miedo me mantienen fresca

Atreverse a dar el paso y hacer cosas que asustan, de esas que dan dolor de barriga del bueno, hacen crecer un montón. La primera vez que hice algo así fue con 23 años porque… ¡nunca había cogido un avión yo sola! Y ahora lo hago continuamente y hasta me entra la risa floja solo de pensar que me daba mal rollo…

 

14.- Alejarse de la gente que te absorbe energía

Hay gente que, sencillamente, te saca las ganas de vivir. Existe una tipología de persona que, por su falta de personalidad, o porque se aburre (o qué sé yo), se ve en el derecho de meterse en tu vida y pretender controlarla. Si te pasa con alguien, un consejo: huye a tiempo. Rodéate de gente positiva, personas interesantes que tengan algo que decir. Llega una edad en la que ya no todo vale. Mejor no perder el tiempo.

15.- Confía en tu intuición

Muchas veces el cuerpo entero se te revuelve y te dice que eso que estás haciendo no te va a traer nada bueno… y aun así, muchas veces lo hacemos igual. Creo que todos deberíamos hacer más caso a la intuición, eso evitaría que nos metiésemos en jardines que podríamos haber evitado solo por el hecho de hacer caso a nuestra barriga a tiempo. La angustia, la ansiedad y el sufrimiento, normalmente nos indican que estamos haciendo algo que, en realidad, no queremos hacer.

16.- Expresa tus necesidades con claridad

La de malentendidos que podríamos evitar de ser más claros con los demás y con nosotros… Usar las palabras correctas y no las que queden más bonitas, mejor quedar de borde que no meterte en un fregado innecesario.

17.- La justicia como tal, es algo que se han inventado los romanos

O eso creo yo. Nos pasamos gran parte de nuestros días viendo alrededor cosas “injustas” que pasan (solo con poner el telediario ya podemos encontrar infinidad de ejemplos), incluso en nuestro entorno más cercano. Gente que no se merece que le pase esa cosa tan horrible. O gente que es mala persona y que pisa a los demás, a la que vemos que la suerte de sonríe. ¿Y por qué? No lo sé, pero obsesionarse con lo justo o injusto que es algo saca un montonazo de energía; en mi caso, prefiero centrarme en lo que tengo e intentar hacer con eso todo lo mejor que puedo.

18.- No importa ni el cómo ni el dónde

Muchas veces soñamos despiertos con tener nuestra casa Pinterest, o nuestro idílico trabajo en una oficina tipo la de Google… y lo cierto es que, a fin de cuentas, nada de eso te haría sentir mejor. Casi nunca lo que importa es el cómo ni el dónde… sino el con quién.

19.- Si tú no decides, otros lo harán por ti

Siempre he creído que está en la mano de uno tomar las riendas, que si no lo haces, ya llegará alguien para decirte lo que tienes que hacer. Los tiempos son difíciles, pero estoy muy convencida de que se pueden hacer grandes cosas desde lo pequeño, quedarse en casa esperando a que alguien te diga qué hacer, no es de ninguna manera una opción.

20.- Mejor no hacer grandes planes de futuro

Y no lo digo en plan catastrófico, sino en el buen sentido. Nunca sabes qué te puedes encontrar por el camino, y las cosas cambian tanto… Creo que tener ilusiones, hacer lo correcto cada día e ir paso a paso es el mejor de los planes.

21.- Cuidado con el perfeccionismo

Algunos lo señalan como una virtud. En mi caso, es uno de mis grandes defectos y que me ha hecho perder mucho el tiempo. Lo importante es empezar, ya iremos mejorando las cosas por el camino.

22.- La paciencia es la madre de la ciencia

No es bueno tener prisa nunca. Las cosas llegan cuando tienen que llegar, nunca antes, no hay atajos. Mejor dicho, las cosas llegan cuando estamos preparados para recibirlas.

23.- A veces hay que perderse para encontrarse

Cuando uno se pierde, se para un momentito y piensa a ver en qué sitio está, dónde quiere ir y cómo va a llegar. Cosas básicas para encontrarse.

24.- Cambiar de opinión es altamente recomendable

Se llama evolución. De hecho, quien nunca cambia de opinión tiene un problema. Además, uno no puede querer tener siempre la razón. Eso se llama humildad.

25.- Es de buen nacido ser agradecido

Y educado. Y sonreír a los demás. No cuesta nada y hace el viaje más placentero. A veces me sorprendo de las cosas que se consiguen solo con unas cuantas buenas palabras (sinceras, claro). Ser amable con los demás, un básico para los 30.

26.- Uno no debe empeñarse en echarse sal en las heridas

Rememorar el pasado con viejos desaciertos y torturarse por ello no es una buena opción. Uno tiene que ser amable consigo mismo, porque lo hecho, hecho está, menos auto-exigirse y más seguir adelante con lo aprendido.

 

27.- La estabilidad está sobrevalorada

Radicales o no, siempre he considerado los cambios como algo bueno. Son señal de movimiento, de avance. Si algo no te gusta como está, busca alternativas. Aunque eso te genere cierta incertidumbre.

28.- Acepta tus limitaciones

A ti, tal cual, con todo el paquete como viene de fábrica. Intentado mejorar siempre, claro. Pero conocer y aceptar las propias carencias te hace casi más invencible que conociendo y explotando todas tus virtudes (que también).

29.- El movimiento se demuestra andando

Y las palabras de las lleva el viento. No importa lo que digas que quieres hacer, simplemente hazlo y ya todos lo verán. Aplica la misma teoría con los demás, mejor que te demuestren las cosas con hechos, y no con palabras.

30.- La vida… es complicada

¿Por qué empeñarse en complicarla más? Nunca quedarse pensando en el peor de los casos, ser prudente, sí, pero ser positivo, tener la certeza de que todo va a salir bien, que las cosas son difíciles, pero no por ello son menos emocionantes.

Read Full Post »

Como gallega que soy y orgullosa de serlo, no puedo evitar comentar la fantástica idea de rodar el videoclip de el “super mega genial” hit Día y Noche de Enrique Iglesias en Galicia. (Espero que podáis apreciar “la retranca gallega” del post).

Todo empezó en febrero, cuando leí los primeros titulares sobre este tema:

Galicia contrata el atractivo turístico de Enrique Iglesias por 302.500. La Xunta de Galicia destina esa cantidad para pagar su último videoclip. Incluye imágenes del Obradoiro, la Torre de Hércules, la muralla de Lugo y Gaiás.

Aquí hay ya varias palabras que empiezan a chirríar en mis oídos.

En primer lugar, el ¿atractivo turístico de Enrique Iglesias? Disculpen mi ignorancia, no sabía que este cantante taaaaaaan vinculado con Galicia y con ese estilo musical es atractivo para los turistas que decidan venir a Galicia. Personalmente la asociación Enrique Iglesias = Galicia me da vergüenza.

Segundo, ¿La Xunta le paga 302.500 eurazos para hacerlo? Uy sí, parece que nos sobra el dinero (la crisis es algo que en Galicia no existe, vaya) y despilfarro arriba despilfarro abajo no lo va a notar nadie ¿Estamos tontos o qué? (por decirlo suavemente).

Muchas instituciones ponen y han puesto en entredicho los tan asegurados beneficios futuros que la Xunta ha afirmado que nos traerán a los gallegos este “super mega genial” videoclip.

Por otra parte, el sector audiovisual gallego, con buenísimos profesionales llora por obtener alguna ayuda que les permitan hacer y llevar a cabo mejor su trabajo, pero parece que no hay dinero…

Quizás parece descabellada la idea, pero ¿no podrían invertir ese dinero en hacer una campaña de calidad por y para gallegos? De ser así, seguro que estaríamos no solo orgullosos, si no que colaboraríamos con su difusión.

Pero la historia no termina aquí. Una ver rodado el videoclip las noticias publican:

“De los cuatro minutos y medio que dura, 45 segundos los ocupan tomas exteriores de 11 lugares de Galicia, 38 de ellos colocados al principio o bien al final del montaje, sin música de fondo. El grueso del tiempo restante lo absorbe una fiesta subida de tono filmada dentro de Carboeiro”.

Es oficial, nos tienen por tontos, ¿302.500 euros para 45 segundos de exteriores? ¿Que están al principio y al final y que se pueden eliminar? ¿Qué el resto es en un interior que podría ser fácilmente un escenario?

Y ya, la prensa inglesa ya se ha hecho eco de la polémica, si eso es publicidad beneficiosa para Galicia…

No voy a enlazaros el video porque sinceramente, no me siento identificada y me da vergüenza. Lo que sí quiero compartiros es este evento creado en Facebook https://www.facebook.com/events/1558343527758746 en protesta por el pago de la Xunta a Universal y que ya tiene a 2566 personas apuntadas.

Espero que este sea el primer castigo de los gallegos a este derroche y que no caiga al olvido cuando llegue el momento de votar.

Evento de Facebook:

“Parece ser que o Mosteiro de Carboeiro abriu recentemente as súas portas como Sala de Fiestas para o despiporre e a exaltación do carácter da xuventude galega. En palabras literais da Directora da Axencia Galega de Turismo, Nava Castro, o mosteiro «Es un lugar precioso en el que la gente joven gallega se divierte. Esa también es la imagen de Galicia, un pueblo moderno y alegre con una juventud preparada para todo».

Unha iniciativa tan arriscada da nosa querida Xunta non pode quedar en desuso, coma outras como a Cidade da Cultura, por exemplo, que non lle vamos aló arriba nin a tomar unha.
Así que para amortizar esta inversión propoñemos unha Marcha ao Mosteiro, saíndo de Bandeira, convocamos gaiteiros, pandeireteiras e demais, levade bocatas e viño para o camiño, a ver si xa estamos quentes ao chegar alí, que a calefacción non vai estar posta, como moito uns fachos alí prendidos e unhas yanquis dándose masaxes como máxima contribución ao calor xeral.
Haberá que deixar as gaitas e a bebida fóra en cumplimiento de la normativa municipal vigente, e dentro haberá música de toda a saga Iglesias. Desde “Un Canto a Galicia” ata “Noche y de día”
Levade aos amigos, e sobre todo aos Erasmus, pois haberá unha “Fusión Internacional”.
Dance, Dance, Dance dance.
A data aínda está aberta, a propoñer entre todos, pero a Semana Santa pode ser unha boa época para rendir homenaxe á nosa Igrexa polo seu recén estrenado carácter tolerante e aberto. Aínda así, por prevenir más que nada, desaconséllase acudir con nenos pequenos.

Read Full Post »

Hoy escribo esta entrada porque me siento algo cabreada y decepcionada con la enseñanza de idiomas en España. Nada nuevo, lo sé, pero los acontecimientos de esta semana me han traído hasta aquí. Os pongo en situación:

El año pasado, tuve la suerte de realizar una estancia de un año de investigación en la Universidad de Viena. Así que allí  me fui con mi inglés medio y sin saber ni papa de alemán, a disfrutar de una experiencia nueva. Después de los tres primeros meses, decidí ponerme las pilas con el idioma y me apunté a un curso organizado por la Universidad de Viena (que ofrece una amplia gama y miles de posibilidades para aprender idiomas: cursos semestrales, trimestrales, intensivos, etc.) al que iba todos los días un par de horitas y en donde al final te hacen un examen de nivel  que acredita tus competencias en ese idioma. Con lo que conseguí un nivel intermedio. Qué felicidad se siente cuando entiendes a la gente y puedes comunicarte.

A lo que iba, después de esto y porque me gustaría continuar aprendiendo el idioma, esta semana fui a la escuela de idiomas de mi ciudad a informarme sobre la posibilidad de hacer un curso de alemán. En la ofician de la escuela de idiomas, la mujer que me informó, me dijo que si no tengo el certificado Goethe (lo que viene siendo el Cambridge de inglés) no sirve de nada y tendría que empezar en 1º de clase! Sinceramente, me sentí ofendida, es como decirte: a mi que hayas estado un año viviendo en Viena, relacionándote con gente del lugar, absorbiendo el idioma de los nativos, yendo a clase NO SIRVE PARA NADA!! y por lo tanto tengo que pagar las tasas para hacer un examen que certifique mi nivel (certificado que hace falta si quieres pedir becas, opositar… ) si quiero poder ir a clase en Septiembre (porque esta es otra, la oferta de cursos oficiales es TAAAAAN LIMITADA). Y ahora me pregunto, ¿qué pasa con la gente que quiere APRENDER un idioma? Porque en esas escuelas, academias, te preparan para pasar un examen y ya. Que seré una ingenua por pensar que lo importante de una lengua es hablarla y que te entiendan, comunicarte, no un papelito (parece que nos gusta acumular papelitos) que certifique. Además, cualquier empresa que quiera saber si hablas un idioma, con tal de hacerte la entrevista en ingles o alemán o el idioma que sea, ya saben si controlas o no.

Por otra parte, las pocas escuelas de calidad que hay (sigo hablando de mi ciudad pero creo que en muchos casos es extrapolale). En Pontevedra, o esperas un año a poder matricularte en la escuela de idiomas o te buscas una academia privada. Hasta aquí bien. Ahora el problema está en las academias privadas, la mayoría te cobran una pasta y son una M… (llenen huecos señores). Tengo varias amigas que necesitan obtener el famoso First de Cambridge, y están saltando de una academia a otra porque las que han probado son un timo y las que son decentes le piden un dineral. Y ahí están  ellas, que en vez de disfrutar solo por el hecho de aprender una lengua nueva están agobiadas.

Y claro, a mi ya me da la risa (es el momento de o reír o llorar), porque coincidió con que está semana escuché hablar a nuestros “apreciados” políticos en inglés… qué vergüenza por favor! Los dirigentes de un país chapurreando el idioma que mandan como obligatorio a todo aquel que quiera optar a un puesto de trabajo.

Así que aquí estoy hoy escribiendo esta entrada, para criticar el sistema. Porque el aprender idiomas es algo más que un papelito, porque  deberíamos verlo como algo positivo y enriquecedor y no como una obligación, y porque deberíamos también de tener la opción de poder encontrar cursos de calidad asequibles a los todos bolsillos.

Read Full Post »

Hoy, 1 de Enero del 2015, sólo puedo decir que espero que hagas de este año, un año que MEREZCA LA PENA.

“Espero que te caigas. Que te caigas mil veces y te levantes siempre una más.

Que te partas todos y cada uno de los huesos de tu cuerpo derrapando en este deporte de riesgo que llamamos vida. Y que merezca la pena. Espero que lo hagas y que quede claro que somos piedras que se pulen a golpes bajo la atenta mirada de quienes creen que en una de estas se romperán. Pero no se rompen. Espero que nada consiga partirte en dos.

Espero que recuperes tus pulsaciones y ganes el pulso otra vez. Que aprietes los dientes y le digas al mundo de reojo que sólo sabes caminar hacia delante y que si caminas hacia atrás es solo para recordarte que en peores plazas has toreado. Que aquí hemos venido a jugar.Que juegues. Que las cosas más fuertes son las que nacen en la adversidad.

Espero que saltes. Sí, que saltes desde la decimotercera planta de ese edificio llamado pánico a reconocer que te gusta. Que te den la vuelta a las cartas, que pierdas la partida, que ganes la jugada. Que te pillen el farol. Que te cambien las fichas por amaneceres que algún día contarás. Que merezca la pena.

Espero que te enamores. Y que duela. Que te enamores de esa clase de personas con complejo de lanzadera. De las que te hacen perder el vértigo a cambio de las vistas. Espero que le preguntes a las noches donde está ella y que no te sepan responder. Que no puedas dormir. Que salgas a buscarla. Que la encuentres. Que merezca la pena.

Espero que te pierdas. Que te pierdas en medio de un montón de personas a las que ni por casualidad hubieses imaginado conocer. Espero que dirigirles la palabra sea la única manera que tengas de salir de allí. Espero que salgas. Espero que encuentres a un amigo de verdad. Que lo conserves. Que merezca la pena.

Espero que llores. Que llores hasta salirte de ti mismo y los ejes de la tierra se den la vuelta. Espero que tu mundo se vuelque y que, una vez patas arriba, seas capaz de aprender a vivir boca abajo. Que boca abajo de repente signifique del derecho otra vez.

Espero que se te cierren las puertas. Todas y cada una de las que un día estuvieron abiertas en forma de probabilidad. Que tengas que elegir. Que encuentres la manera de abrir las ventanas y comprendas que la luz que entra en nuestras vidas no es sino aquella que nosotros dejamos que entre. Que vivir en la oscuridad nunca ciega, pero tampoco deja ver.

Espero que mires hacia arriba. Creyendo o sin creer. Que mires hacia arriba y des las gracias. Gracias por ti. Gracias por ellos. Gracias por todo. Gracias. Siempre gracias.

Espero que te vuelvas loco. Que encuentres eso que te mantenga despierto, que no te deje dormir hasta que no esté terminado. Que lo termines. Que sea tuyo. Que lo compartas. Que merezca la pena.

Espero que tires la toalla. Que te acorralen contra las cuerdas y por un momento pienses que nada puede ir peor. Espero que ese momento sea eso, un momento. Que seas tú y solo tú quien decida cuanto dura. Que te gires, que des la cara, que sigas peleando. Siempre peleando. Que siempre tengas un motivo por el que pelear. Que merezca la pena.

Espero que sigas yendo a ese bar. Que siempre tengas algo que contar. Que tengas algo por lo que brindar y que no te falte quien te recuerde que los que se han ido ya no están pero que los que se quedan, se quedan por algo. Espero que siempre tengas a alguien que te diga la verdad. Aunque duela.

Espero que te digan adiós. Y que lo digas tú también, queriendo y sin querer.

Espero que te equivoques tantas veces como puedas. Que puedas pedir perdón por ello otras tantas. Que te perdonen. Que siempre vuelvas a casa con una lección aprendida y la paz de quien sabe que el orgullo destruye más que crea y aleja más que acerca. Que te acerques. Que merezca la pena.

Espero que te rompan el corazón. En trozos muy pequeños. Tan pequeños que ni siquiera parezcan trozos. Tan pequeños que se confundan con el polvo. Espero que te agaches. Que los recojas. Que los vuelvas a encajar en lugares que jamás imaginaste que existirían dentro de ti. Espero que te sacudas las telarañas y los tengas donde hay que tenerlos para volver a hacer eso que todos necesitamos hacer tarde o temprano, confiar.

Espero que vivas. Que sobrevivas.

Y que merezca la pena.”

muro lennon (2)

Texto de: http://www.elcajondegatsby.com

Read Full Post »

Quiero compartir con vosotros este post de Isra García sobre habilidades que caracterízan a los Mapmaker. En primer lugar, os aclaré el concepto:

“Mapmaker” no es un concepto, tampoco algo que se hace o se nace, no tiene nada que ver con Internet, ni con Social Media. Es un estilo de vida, algo que se elige ser, es escuchar a tu vocecita, es crear tu propio juego con tus propias reglas. En lo profundo de tu interior, eres un Mapmaker, sólo necesitas reconocerlo y sacarlo a la luz.

Es decir, se trata de ser tú mismo en una sociedad que busca alinearnos y que actuemos como una manada. Sienta bien pensar que uno abarca todas esas cualidades y que sobresale, pero no nos engañemos, personas así hay muy pocas. Sin embargo, si consideras que alguno de los siguientes rasgos te definen, enhorabuena, es ya un gran paso por tú parte.

14 Rasgos:

1. Hacen el trabajo que les hace felices, el que les realice y les inspire. Quizá no sea el mejor pagado o más “top”, pero esa es su mejor obra.

2. Establecen cada 6 meses un periodo de una semana, dos o un mes donde pueden marcharse a algún lugar en solitario. Allí reflexionan sobre todo lo que ha ocurrido durante ese tiempo y encuentran maneras de re-dibujar todo lo que pueden mejorar.

3. Leen libros que no tienen nada que ver con su trabajo. Escuchan podcasts de historias que puedan no resonar con ellos mismos. Miran atentos charlas TED diferentes a las que podrían gustarles. Escuchan música diferente a su personalidad y frecuentemente estado de ánimo. Hacer cosas contradictorias les aporta nuevos ángulos para entender el mundo más abiertamente.

4. Continuamente hacen cosas que no saben hacer, de ese modo aprenden a hacerlas.

5. Se convierten en el puente entre lo que la gente de su alrededor, busca, necesita o quiere. Conectan personas con oportunidades.

6. Trabajan sus habilidades núcleo, no las redes sociales.

7. Encuentran la situación incómoda lejos del trabajo mediocre. Están en nuevos líos bastante a menudo.

8. Crean listas de cosas para las cuales no necesitan permiso. Pista: casi cualquier cosa.

9. Construyen proyectos con personas que trabajan – más brillantemente- que ellos.

10. Empujan a sus profesores, jefes o padres a ver más allá de sus sesgos. Si no pueden empujarlos más, encuentran a alguien que sí puede.

11. Se levantan más temprano que la media – o se acuestan más tarde que la media.

12. Abrazan la responsabilidad de sus actos pasados, presentes y futuros.

13. No esperan milagros: reconocen  que el hada madrina no aparecerá a las 00:00h y la calabaza seguirá siendo una calabaza, no un Rolls Royce.

14. Intentan, lanzan, sobresalen, acometen, inician y saltan lejos. Empiezan y acaban el día dando lo mejor de si mismos, entienden que eso se ocupará del resultado final.

¿Qué otros hábitos peculiares piensas que hacen a un Mapmaker? ¿Cuáles son los hábitos que te hacen ese dibujante de mapa que cambia las cosas?

Read Full Post »

Older Posts »

A %d blogueros les gusta esto: